Seguidores

miércoles

África.

Caminaba lento. Dejaba que la arena se metiera por cada uno de los poros de sus pies y saliera de nuevo, al aire frío. Le gustaba esa sensación y se estaba acabando el verano. Necesitaba sentirla una vez más.
Su melena oscura, lisa, ondeada por el viento se dejaba llevar de distintas formas y a ella no le molestaba despeinarse. Apuró el paso, se acercaba al mar. Le gustaba. Dejó que sus pequeñas uñas pintadas de azul se mojaran de agua salada. Cerró los ojos por un instante. Para recordar. Le encantaba recordarlo todo. Lo bueno más que lo malo. Buscó cosas por su mente. Cosas concretas. Le buscó a él pero ya no estaba. Buscó una explicación de por qué no estaba, pero no la había. Él desapareció sin más. Entro en su vida y salió. Pero para ella había sido mucho más que eso. Habían sido hermosos momentos a su lado. Con helados de vainilla y virutas de chocolate. Con pequeñas manchas en sus camisetas de moras. Con arena en los bolsillos de sus pantalones. Ahora sólo estaba ella y el mar. Ese mar al que tanto habían ido juntos durante aquel verano, más largo de lo normal.
Abrió los ojos de repente y miró hacia atrás. La terraza, aquella mesa donde gravaron sus nombres. ¿Qué sentido tenía todo aquello ahora? Tenía muchos. Demasiadas promesas incumplidas. Demasiadas fantasías, emociones, sentimientos. Demasiadas mentiras. Definitivamente, su primer amor le había roto el corazón en mil pedazos.
Una pequeña lágrima brotó de sus ojos verdes. Pero rápidamente la retiró. Ella prometió no llorar por él. Y va a cumplir la promesa.

3 comentarios:

  1. Yo nunca podría prometer algo así, pero bueno, mientras nadie lo vea o nadie lo sepa, no tiene porque ser una verdad... :)

    ResponderEliminar
  2. Ella prometió no llorar por él. Y va a cumplir la promesa.

    Imposible contar las veces que yo prometí eso. y no lo pude cumplir !

    ResponderEliminar

Mi foto
Me gustaría poder describirme de alguna forma especial. Me gustan muchas cosas pero odio muchas otras, más de el doble. A veces soy demasiado ingenua y cometo muchos errores. He cambiado mi negatividad por sonrisas. Odio dónde vivo. Quiero mudarme. Me encanta ser estudiante de bachillerato artístico, nunca me había sentido tan bien yendo a clase. Le doy miles de vueltas a las cosas sin llegar a ninguna solución y me emparanoio. Estoy orgullosa de ser como soy porque, si no te quieres tú, ¿quién te va a querer? 'Son tiempos difíciles para los soñadores.'